Shohei Ohtani subió las escaleras del dugout a las 10:30, hora local, el miércoles; hizo un pausa para colocarse la gorra para el muro de fotógrafos, después se encaminó al backfield del spring training de Los Angeles Angels para comenzar una de las más grandes aventuras en el beisbol.

Antes de terminar el día, Ohtani tomó práctica de bateo bajo la lluvia, pasó tiempo con su ex manager en la Liga Japonesa de Beisbol Profesional y subió al podio para su sesión de bienvenida con los medios en un salón de conferencias repleto.

Mientras se esfuerza por cumplir la meta de jugar en dos sentidos en las Mayores, Ohtani toma las cosas pitcheo por pitcheo y swing por swing, en lugar de detenerse ante la gran responsabilidad que le espera.

“Nunca he sentido que ya cumplí mi sueño”, dijo Ohtani a través de su traductor personal, Ippei Mizuhara. “Aún estoy en el medio de tratar de cumplir ese sueño. Una vez que llegue ese momento, lo averiguaré. En este punto, no lo sé realmente”.

Ohtani habló durante casi 30 minutos ante unos 150 miembros de los medios de comunicación y se reveló a sí mismo como un joven atleta educado, humilde y respetuoso que se ganó elogios en toda la comunidad internacional de beisbol. Entre los medios japoneses que lo siguen en bases regulares, las preguntas trascendieron el beisbol.

Ohtani expresó su deseo de complacer a los fans con su esfuerzo y ayudar a Angels a ganar juegos.

En el lado personal, reveló que no come chocolates en el Día de San Valentín y que aún se está ajustando a la vida solitaria en un país extraño después de vivir en su barrio de la niñez al lado de sus padres, en su estancia con los Holkkaido Nippon-Ham Fighters.

“La primera vez que viví por mi cuenta”, dijo. “Un estilo de vida sabio, nada ha cambiado realmente. Pero un departamenteo de tres recámaras es realmente grande. Me siento algo solo en un lugar tan grande”.

La expectación y atención que rodean a Ohtani, de 23 años, viene de su apodo del ‘Babe Ruth Japonés’. De forma rutinaria, supera las 100 millas por hora en la pistola de radar como pitcher y mostró su poder bateando 22 jonrones, con un slugging de .588 con los Fighters, a la edad de 21 años. Cada día, surgen nuevos detalles del plan de juego de los Angels para Ohtani. Los Angels dejaron en claro que lo consideran, un pitcher primero, y bateador designado en segundo lugar. No hará trabajo de outfield en el sping training, excepto elevados cortos con sus compañeros lanzadores.

Y cuando Ohtani corre las bases, el manager de los Angels, Mike Scioscia ha dicho que las barridas de cabeza al primer cojín están fuera de cuestionamiento. Los Fighters tenían una prohibición para barrerse de cabeza en la primera base, así que Ohtani está acostumbrado a poner los spikes por delante.

Ohtani tomó práctica de bateo por primera vez el miércoles y pareció un poco fuera de ritmo debido al cambio de rutina. Los pitchers en las prácticas de bateo en Estados Unidos lanzan desde una distancia de 45 pies, mientras su contraparte japonesa se para a 60 pies del montículo. En la MLB, la tarea de lanzar bolas en la práctica de bateo recae típicamente en los coaches. En Japón, los ex pitchers profesionales manejan la práctica con un ritmo que se aproxima mejor a las condiciones de juego reales.

Ohtani combinó algunas líneas con elevados flojos en sus dos primeras rondas contra el pitcher de la práctica de bateo Mike Ashman. Ohtani encontró su ritmo en las dos rondas siguientes, lanzando varios jonrones.

“Tiene un buen swing, compacto, con poder”, dijo el catcher de los Angels, Rene Rivera. “Un pitcher con ese swing es increíble. He estado en la Liga Nacional por los últimos cuatro o cinco años. He visto a Madison Bumgarner y tuvimos a Noah Syndergaard (con los Mets), y esos muchachos son muy buenos bateadores.

“Pero este muchacho no parece un pitcher. Parece un jugador de posición. Sabe lo que está haciendo. Creo que lo trasladará muy bien aquí”.

Carlos Torres

Con información de Espn

Dejar respuesta

¡Por favor deja un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí